viernes, 29 de octubre de 2010

EL CEMENTERIO ISLÁMICO DE TAUSTE


Ayer, 28 de octubre, comenzaron las excavaciones arqueológicas del hallazgo de restos humanos en la Avda Obispo Conget, a la altura aproximada de su confluencia con la C/ Costa. Los trabajos se llevan a cabo bajo la dirección del arqueólogo Francisco Javier Gutiérrez González, quien, después de examinar los restos encontrados, manifestó que, sin duda alguna, corresponde a un cementerio musulmán.

Dicho cementerio parece tener unas dimensiones sorprendentemente grandes, dadas las informaciones orales facilitadas por personas de la localidad que manifiestan haber tenido conocimiento en algún momento de la existencia de estos restos en diversos puntos de la zona.

Los cadáveres aparecen a escasa profundidad, todos ellos orientados en la misma dirección, siguiendo la tipología típica del enterramiento islámico: depositados en una zanja estrecha, colocados de perfil, sobre el costado derecho y con la cara mirando hacia La Meca. Falta por precisar exactamente la datación de estos restos, para lo cual será necesaria la realización de pruebas de carbono-14. No obstante, cabe adelantar con toda seguridad que la datación más probable es la comprendida entre el siglo VIII (islamización de la Península Ibérica) y principios del siglo XII, fecha en que se produce la toma de Tauste por Alfonso I el Batallador. Efectivamente, a partir de esta fecha no resulta factible la datación de un cementerio de tales proporciones y con la alta densidad de enterramientos que aparece, pues, según los historiadores, después la conquista cristiana no debió quedar población musulmana en Tauste, y, aunque quedara, sería una minoría, por lo que este cementerio tuvo que pertenecer a una época en la que esta población fuera predominante y muy numerosa.

Las características de la necrópolis hallada corresponden al clásico cementerio musulmán o al-maqbara: se situaban en una orilla del camino principal que llegaba a la ciudad, fuera de la misma, pero pegado a la muralla. Era frecuente que el pueblo creciera invadiendo la parte del cementerio inmediata al casco urbano, desplazándolo cada vez más hacia afuera, llegando a rebasarlo en algunos casos. En Tauste, está claro que el camino principal que llegaba a Tauste sería el de Zaragoza, que pudo tener aproximadamente el mismo trazado que en la actualidad marcan la Avda. Independencia, Alfonso I el Batallador hasta Plaza Felipe V, C/ Santa Ana, C/ Fray Angel Martínez y C/ Zaragoza. La ubicación del cementerio en el lugar donde aparece indica la probabilidad de que hubiera una muralla de tapial en esta zona que lo separara del pueblo, la cual rodearía a todo el casco urbano, incluidos todos sus arrabales, como método de control y defensa. Así pues, el visitante que llegara a Tauste en aquella época, una vez dejado el cementerio a su derecha y franqueada la muralla de tapial en esta zona, se adentraría en el arrabal (actual barrio de Santa Ana) hasta llegar a la medina (actual Barrio Nuevo), que era el casco fundacional de la población, encerrado por la muralla de piedra. La puerta principal de acceso a la medina debió de estar en la actual esquina Berroy (confluencia de C/ Zaragoza con C/ Germán). Generalmente, las puertas recibían el nombre de la ciudad a donde se dirigía el camino que de ella partía, por lo que ésta debió de ser la Puerta de Zaragoza o Bab Saraqusta.

El hallazgo y las conclusiones inmediatas que de esto derivan suponen un vuelco total de la interpretación de la historia de Tauste admitida hasta ahora, pues, según la misma, cuando Alfonso I consuma su conquista, prácticamente no tenía siquiera entidad de población, limitándose a unas pocas casas ubicadas en lo que ahora se conoce como “Barrio Nuevo”.

Sin embargo, esta interpretación venía siendo cuestionada desde hace un par de años, cuando yo mismo expuse en mi trabajo “Tauste en los siglos XI al XIII” una serie de observaciones de tipo constructivo sobre la torre “mudéjar” y su relación con la iglesia de Santa María y el resto del entorno, de las cuales se deducía claramente que la torre era anterior a la iglesia y la teoría de que realmente fuese el alminar de la mezquita que allí hubiera, en cuyo solar se construyó posteriormente la iglesia, manteniendo el magnífico alminar-atalaya y reutilizándolo como campanario.

Los argumentos de ese trabajo seguían en la línea de otros investigadores anteriores, como el Profesor Íñiguez Almech y, posteriormente, Agustín Sanmiguel Mateo y los arquitectos Javier Peña Gonzalvo y José Miguel Pinilla Gonzalvo, quienes vienen detectando desde hace años la existencia de torres y otras edificaciones catalogadas como mudéjares, cuando realmente se trata de alminares zagríes y construcciones de la época andalusí, tanto en Zaragoza capital como en pueblos de la provincia. Posiblemente, la realización de estudios arqueológicos en los alzados de estos edificios corroboren algún día estas afirmaciones que ya, de por sí, vienen siendo bastante evidentes.

Esta corriente de interpretación va adquiriendo cada vez más solidez por la aportación de diversas observaciones hechas por algunos historiadores, como Marisancho Menjón, y otros elementos de juicio muy a tener en cuenta, como las declaraciones de Ana Isabel Lapeña sobre el origen más que probable de la torre de Tauste como alminar musulmán o la gran actividad en esta zona antes de la conquista cristiana, advertida por Carlos Laliena.

El importante hallazgo ante el que nos encontramos induce a superar la inercia hasta ahora establecida para admitir el origen zagrí (de Zagralandalús o Marca Superior de Alandalús) de la torre y de la magnitud de Tauste en aquella época. La datación de todo ello en el siglo XI nos sitúa en un periodo brillante de nuestra historia, la del reino musulmán de Saraqusta, que abarcó a buena parte del Valle del Ebro, llegando hasta el Mediterráneo (extensión superior a la del Aragón actual), y en el que, a pesar de haber destacado por una notable prosperidad en todos los campos, hasta ahora no se reconocía que pudiera subsistir nada de su época, salvo el Palacio de la Aljafería.

Así pues, el descubrimiento del cementerio zagrí coloca a Tauste a la cabeza en el reconocimiento de algo tan único y especial. En lo sucesivo, será muy importante la reconsideración de esos monumentos en los que, bajo la etiqueta errónea de “mudéjar”, se esconde un rico conjunto de arquitectura andalusí insospechado en un territorio como el nuestro, tan al norte de Andalucía, algo digno de tener muy en cuenta para el desarrollo turístico y cultural de nuestra tierra. Un patrimonio tan exótico y sugerente como éste que se pone de manifiesto (no por ello carente de realismo y evidencia), podría y debería ser objeto de un tratamiento muy esmerado, sobre todo ahora que se plantea la candidatura de Zaragoza para Capital Europea de la Cultura en 2016, ocasión de oro para darlo a conocer como se merece.

Autor: Jaime Carbonel Monguilán. Arquitecto técnico.

19 comentarios:

Enrique Galé dijo...

Felicidades, Jaime, pues sin tu interés y tu constancia no habría sido posible llevar a cabo el estudio científico de este yacimiento arqueológico que insospechadamente acabas de descubrirnos en mitad de nuestro pueblo. Tenías razon: era un cementerio musulmán.
Que conste.
Enrique.

ROSA ANGOY dijo...

Cuanto vale la perseverancia y creer en lo que haces, siempre tiene su recompensa. Felicidades a Jaime y El Patiaz

ZAGRÍ dijo...

La perseverancia y el tesón tienen premio.
Felicidades, Jaqub.

ana dijo...

...Me uno a las felicitaciones que te son dadas.Espero poder trasmitírtelas en persona en cuanto nos veamos.
Creo que con este descubrimiento tu nombre pasará escrito a formar parte de la historia de nuestro pueblo.
Un fuerte abrazo.
Ana.

JOSE MIGUEL dijo...

Gracias al tesón y la ilusión de Jaime y del Patiaz, ya tenemos a los primeros zagríes taustanos. Las piezas siguen encajando y este hallazgo nos tiene que animar a seguir descubriendo el patrimonio zagrí.

itxa dijo...

Hola

Me gustaría contactar contigo a través del email. Soy Isabel Pérez, periodista de Ejea y experta en Islam y cultura árabe. Quiero preguntarte unas cuestiones: ahes_itxa@yahoo.es
saludos

Rockberto dijo...

Aún no es tarde para felicitarte.

Me alegro por este premio a tu empeño, que, a la vez, nos premia a todos los taustanos y, evidentemente, al resto de los mundanos.

Gracias pues... y no rebles,
Roberto

JAIME CARBONEL dijo...

En respuesta a algún comentario que ha llegado a mis oidos, quiero aclarar algo que me parece muy importante: los restos que allí aparecen no son de gentes extranjeras que murieran aquí; se trata de taustanos (o tahustíes o como los queramos llamar), igual o más que nosotros, descendientes de taustanos en no se sabe cuántas generaciones atrás, que vivieron en el lugar que ahora ocupamos nosotros. Aquí nacieron, trabajaron, gozaron, sufrieron, tuvieron hijos..., es decir, hicieron su vida como pudieron, murieron y fueron enterrados donde ahora nosotros los descubrimos. Nosotros somos el resultado de aquellas gentes, así como de todas las que posteriormente fueron pasando por este viejo solar y se quedaron.
Aprovecho para dar las gracias a todos por las felicitaciones que he recibido, tanto a través de este medio como personalmente.

JAIME CARBONEL dijo...

Por último, hacer extensivas las felicitaciones a El Patiaz, a las personas que han trabajado en ello y a todo el pueblo de Tauste, con un reconocimiento muy especial para Moisés López.

Anónimo dijo...

yo,soy una taustana,que vive en Zaragoza y estoy entusiasmada con este descubrimiento fruto del teson y del trabajo ,mi felicitación al autor y al pueblo de Tauste por tener gente tan valiosa

Silvia dijo...

Enhorabuena por tu blog, he utilizado una de las fotos para el mío, espero contar con tu autorización. Un puñado de taustanos dejaron su tierra y se marcharon...hacia el reino de Valencia.

JAIME CARBONEL dijo...

Sin nigún problema, Silvia. Si la foto te sirte para algo, encantado. Sí, lo más lógico, si es que si pudieron marchar, lo hicieran hacia Valencia, porque hacia Castilla lo tenían mucho peor. De hecho, allí irían muchos saraqustíes en 1118.
Gracias por tu enhorabuena.
Por cierto, no puedo entrar en tu blog.

Silvia dijo...

Disculpa, mi blog es este:
catalans i aragonesos

Loli dijo...

Enhorabuena Jaime por el blog y los comentarios que te dedican. Sigue con tus inquietudes para conocer la historia de tu pueblo. Nos das ejemplo a todos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Jaime Carbonel Monguilán: Gracias por la investigación realizada y por compartir sus conocimientos.Le estoy escribiendo desde la Ciudad de Rosario, en Argentina.Recibì el contacto a través de Francisco Javier Pola. Mi padre es nacido en Tauste y màs me emociona porque llegò a este mundo a sòlo algunos cientos de metros de la Iglesia de Santa Marìa y esa torre que siempre despertò mi curiosidad y que nunca pude asociar con la iglesia... Llàmele "intuiciòn" si quiere ( sè que no es muy cientìfico esto)pero es lo que siempre me ha pasado con esa torre, aun cuando no sabìa que me padre habìa nacido tan cerca del lugar.El nombre de mi padre era Josè Conde Ansò. Gracias por su maravilloso trabajo.Felicitaciones y ADELANTE.
Noemì Conde. Periodista de LT2 Radio General San Martin. Rosario, Argentina.

JAIME CARBONEL dijo...

Gracias a usted por su calurosa felicitación. Me emociona saber que alguien desde Argentina, descendiente de un taustano, lea mi trabajo. Qué pequeño se queda el mundo con esto de Internet. Alucinante.
Reciba mis saludos más afectuosos.

Trinidad dijo...

Hola Jaime:
Mi en hora buena por tu blog. Soy una taustana que dejo una parte de su corazòn hace 36 año en Tauste,marchandose a francia por amor,pero me siento mas taustana que francesa. Vengó de descubrir tu blog por Fcebook y me ha encantado...Admirando la manera de explicar que tienes... considerando por lo que he leido tu pasiòn conocimiento y amor en lo que haces dejando muchos màs calificativos que te mereces.Voy seguir leyendo tus cronicas y estudios que ya que me han fascinado...descubriendome a mi pueblo.Esta taustanica te envìa un saludazo y besazo te lo mereces...

JAIME CARBONEL dijo...

Gracias, Trinidad, por esos calificativos que me dedicas, quizá exagerados (no creo que merezca tanto) pero llenos de afectuosidad. De verdad, muchas gracias. A ver cuando vienes por tu pueblo y nos conocemos.
Un abrazo. Jaime.

djamel dijo...

sisi te mereces unaa enorabuenaa por aver sakado esas konklusioness ke penaa ke keden tantas kosas por resolver. la de monton de kosas ke fueron kemadas y enterradas. y naa mi preguntaa ess si savess si huboo aki en el pueblo hoguera donde kemaban a gente por no pnsar komo ellos o torturaciones puede ke aiga algo en esos dokumentos de la iglesia