lunes, 10 de agosto de 2009

Y AHORA, ¿QUÉ PASA CON LA TORRE?





Parece ser que, tras las últimas declaraciones provenientes del Ayuntamiento acerca del estado de la peña próxima a la base de la torre de Santa María y el artículo aparecido en el Heraldo de Aragón del domingo 9 de agosto, planea de nuevo la sombra del abandono.

No tengo la menor duda de que los argumentos esgrimidos están basados en un reciente informe geotécnico. Al parecer, los geólogos han vuelto a informar que nuestra torre no corre peligro. Así será, que para eso son especialistas en terrenos, pero tampoco tengo ninguna duda de que esas informaciones se están utilizando de manera inapropiada, tratando de justificar una posible vuelta a la pasividad ante este importante problema.

Una cosa es que los expertos aseguren que, del estudio del estado actual, se deduzca que la peña es estable, que sus fracturas no alcanzan todavía la zona de seguridad de la base de la torre y que, por tanto, ésta no corre ningún peligro, y otra bien diferente es interpretar que aquí sigue sin pasar nada. De todos es sabido que nuestro terreno se compone de yesos y arcillas, materiales altamente alterables por el agua y la intemperie. Por tanto, no cabe concebirse que ese talud pueda permanecer en ese estado de forma indefinida, ya que el deterioro paulatino del frente abierto será algo inexorable.

De todas formas, además de lo evidente de esta afirmación, tampoco es de recibo tener esa afrenta en el centro de nuestro pueblo, aunque sólo sea por dignidad.

De ninguna manera cabe admitir que lo único urgente que necesita la peña es un saneamiento en su frente y una consolidación en la cueva, concluyendo que no precisa un muro de contención (tan sólo admite, en el citado artículo, una edificación para un uso sin determinar, pero no como algo necesario), ya que tal afirmación viene a dar a entender por “sanemiento” el concepto de limpieza y poco más, con lo que el deterioro progresivo sería imparable, con el grave riesgo que poco a poco iría implicando para la estabilidad de la torre. “Saneamiento”, en este caso, ha de entenderse (ateniéndonos al Diccionario de la R.A.E.) por “reparar, remediar, afianzar, dar condiciones de salubridad, preservar de la humedad”. Esto sólo se consigue mediante la construcción de un muro de contención que proteja al frente de la peña de la intemperie, previa consolidación de la cueva. Otra cosa es que ese muro de contención necesite unas dimensiones y una cimentación desorbitadas para garantizar las mínimas condiciones de estabilidad -dado el gran desnivel que tiene que salvar- y que sea una solución más inteligente amparar dicho muro mediante una construcción (aunque sólo sea en estructura), ya que en ese caso el dimensionamiento del muro sería algo mucho más sencillo y, por tanto, mucho más económico. Ello supondría invertir en una estructura de coste superior al planteamiento de “sólo muro de contención”, pero, al menos, ahí quedaría un volumen de edificación aprovechable con vistas a futuro, mientras que lo gastado en un muro de esas magnitudes no tendría más aprovechamiento que el de contener y proteger la peña.

Ya sé que por parte del Ayuntamiento de ninguna manera se ha dicho que sólo se vaya a hacer una limpieza del frente de la peña y a rellenar la cueva, pero después de atravesar por un periodo tan largo de pasividad en este asunto, al recibir estas noticias, se le ponen a uno los pelos de punta. No olvidemos que bastante tiempo después del derrumbamiento (no recuerdo exactamente cuánto), dos profesores de la UNESCO visitaron nuestro pueblo para comprobar el estado de ese lugar y dieron una charla en la Casa de Cultura. Expusieron su punto de vista con total corrección, totalmente respetuosos y sin inmiscuirse en asuntos técnicos que pudieran quedar fuera de su especialidad. Tan sólo, en este sentido, dijeron que no era concebible que aquello estuviera así después del tiempo transcurrido, sin que el Ayuntamiento hubiera emprendido ya las acciones necesarias para proteger la torre, explicando la alta responsabilidad que resulta de la declaración de “Patrimonio de la Humanidad”. Desde el público, alguien, en representación del Ayuntamiento, les tachó de “imprudentes” (o algo similar, y algo más), por poner en entredicho la irreprochable actitud de la corporación municipal, ya que el equipo de geólogos había informado que no había ningún peligro. Ninguno de los allí presentes tuvimos el valor ni la decencia de salvar la cara de aquellas personas que se habían dignado a visitar Tauste para examinar un problema nuestro.

Continuó la dejadez durante bastante tiempo más, hasta que, por una de las casualidades de la vida, tuve acceso, hace ya dos años, al contenido de ese informe geotécnico que siempre se había interpretado como que allí no pasaba nada ni pasaría jamás. Las conclusiones del informe no iban precisamente por esos derroteros. Pero, además, pude detectar errores significativos en aspectos meramente constructivos, como es en lo referente a la carga transmitida por la torre al terreno (materias cuya competencia pertenece más bien a la arquitectura técnica que a la geología), así como contradicciones respecto a la existencia o no de corrientes de agua subterránea, según se analizaba el documento en unas páginas o en otras, lo cual añadía una mayor preocupación, si cabe, al asunto, por tratarse de un terreno cuya naturaleza es tan altamente sensible a estas circunstancias.

El nuevo análisis de ese informe geotécnico evidenciaba la necesidad urgente de retomar el asunto (nunca, intuitivamente, había dejado de serlo) y lo puse en conocimiento del Ayuntamiento a través de un detallado informe. La respuesta no defraudó y se comenzó por acometer la relación justificada de acciones necesarias por la primera de ellas, que era el derribo de la casa afectada de la C/ Rey de Artieda, ya que era la única manera de conseguir un frente de acción para llevar a cabo los trabajos necesarios.

Ahora salen estas últimas informaciones. Después de todo lo que llevamos y visto lo que puede deducirse de las mismas, compréndase el fundado temor de que todo esto no sea sino otro pretexto más para que el asunto vuelva a estancarse, mientras el deterioro infalible siga su curso.
No pretendo hacer una crítica sobre la dejación o no dejación por parte de las autoridades en asuntos como éste, toda vez que, como representantes del pueblo que son, no pueden por menos que reflejar la apatía reinante en el mismo.

Esperemos que no sea así. Nos jugamos mucho y no podemos permitírnoslo.

9 comentarios:

Pedro dijo...

Gracias Jaime por "interpretar" todo como es y no como quieren que sea.

jesus cardona dijo...

Yo tambien te doy las gracias por hacer despertar en nosotros una alarma que no somos capaces de reconocer. Igualmente te pido que llegues hasta donde tengas que llegar para atajar de raíz este problema de Tauste, porque nosotros somos simples pasajeros en este mundo y la torre tiene mucha más importancia que nosotros, para dejar que una población abandone su historia de esta manera. Te pido que sigas luchando y que representes a todos los que, sin autoridad en este tema, pensamos lo mismo que tú. Que expongas donde sea tu opìnión y tus valoraciones para que tengamos la seguridad de que la torre seguirá donde está durante los próximos años, para nuestra tranquilidad.

Julio dijo...

Pues me parece estupendo

Inde dijo...

Yo leí anoche, ya muy tarde, el artículo en el Heraldo y me di un susto al ver el titular, porque tal como estaba escrito parecía que hubiera habido nuevos derrumbes. Afortunadamente no ha sido así y el informe dice que no ha habido nuevos movimientos en la zona; pero la sensación de intranquilidad no desaparece, puesto que se habla de que el problema no afecta a la torre "en la situación actual" y después se detallan "dos zonas de peligro"...

Si la torre se halla estable "en la situación actual", lo que habría que hacer (y hablo, creo, desde el simple sentido común, puesto que no poseo conocimientos técnicos) es aprovechar para consolidar el terreno en la medida de lo posible. Hasta el 2004, nadie habría pensado en ningún tipo de peligro; ahora que sabemos que el terreno puede dar problemas, se debería acudir a consolidarlo con todas las garantías. No se puede apelar, desde el consistorio, al excesivo coste que eso supondría: si el municipio no puede asumir ese coste, se debe acudir a otras instancias que proporcionen los recursos necesarios, pero no regatear en procurar una solución lo más definitiva que se pueda, incluso aunque parezca excesiva.

De lo que dice el informe (al menos, del pequeño extracto que da la prensa), lo que se deduce es que estamos a tiempo de actuar, nada más. Responsablemente.

Rockberto dijo...

Sí, se resume todo en tu frase final: nos jugamos mucho y no podemos permitírnoslo.

Como dice Inde, habrá que ponerse las pilas y, puesto que estamos a tiempo, actuar, aunque sea presionando para que actúe quien pueda (y deba).

Antes de leer todo esto, hoy, precisamente, miraba desde lo Cataña el paño de geometría mal -o no- resuelta, según Borrás, y, aun maravillándome semejante dislate, más me maravillaba la solución que dieron quienes lo hicieron para enmascarar con semejantes gracia y belleza lo que quisieron hacer. Adrede. No atolondrada o torpemente.

No tenemos derecho nadie a dejar así las cosas.

Julio dijo...

Soy de los que piensan y con seguridad no me equivoco, que para entender nuestro presente y prepararnos para el futuro, es imprescindible conocer nuestro pasado, es decir nuestra historia. Por eso cualquier evidencia ó patrimonio que nos lo muestre, es imprescindible mantenerlo y cuidarlo para que generación a generación nos vayamos empapando de todo lo que ese patrimonio nos enseña. Nos muestra los caminos y decisiones que fueron correctas para seguir por ese camino, y las que no lo fueron, para advertirnos que no volvamos a cometer esos mismos errores. Pero muchacho, hasta que en las instituciones de tu pueblo y otras, no haya responsables que tengan ese nivel de sensibilidad y de entendimiento de lo importante que es el cuidado y mantenimiento del patrimonio, que además en este caso es el orgullo y símbolo de todos los taustanos, tienes poco que hacer. Sé que amas tanto a tu pueblo, que incluso en nuestras discusiones, defiendes lo indefendible, a saber, los políticos que han regido las instituciones de Tauste desde hace muchas legislaturas y con distintos colores. A mi juicio y con todos mis respetos, han luchado poco y jujado al victimismo, y siento hacer comparaciones, pero en Ejea a pesar de estar mucho pero situada en cuanto a infraestructuras, se ha sabido avanzar mucho más, (todo es muy mejorable) porque sus políticos han trabajado más y mejor. ¡Vente a Ejea! (estás pensando.... ¡jamás!). A pesar de ser mi amigo, creo ser objetivo, al expresarte mi admiración. Te he dicho más de una vez que me entusiasma y la intensidad que pones en todas las actividades de tu vida. Eres un Taustano muy mal aprovechado. Pero si sirve de algo, aquí tienes un amigo que al menos te invita a seguir trabajando junto a otra gente que cree como tu en el patrimonio de su pueblo.Un abrazo de un ejeano que te admira, Julio.

Anónimo dijo...

Este señor tiene razon en parte. Cuando habla de que los politicos taustanos han jugado al victimismo y todo lo que diga de mala gestión de los políticos taustanos es cierto. Pero me estoy empezano a hartar de oir hablar de los políticos ejeanos como los paladines del buen hacer.
Sepan todos que los dineros conseguidos por los politicos ejeanos gracias a su buena situación en el gobierno de Aragón, seguro han sido en detrimento de otros municipios que al estar peor relacionados solo se han podido llevar las migajas del pastel.
Las habas son contadas y el reparto se hace entre amiguetes, es decir, a lo mejor para que la torre de El Salvador luzca bien escoscada hay alguna pequeña iglesia de pueblo de tercera que se ha derrumbado por dejadez derivada de la falta de perras.
A ver ahora con la jodida crisis que hacen los politicos de Ejea con ese castillo de naipes que han creado a golpe de talonario.
De momento alrededor de 1600 parados ya pululan por Exea.
Ni una cosa ni la otra don Julio.

Anónimo dijo...

gracias Jaime por hacernos ver estas cosas.con el comentario del periodico nos quedamos tan pagados ,los que no nos damos cuenta de estas cosas y casi seguro que nuesta clase politica es capaz de dejarsela caer

Anónimo dijo...

También estoy de acuerdo con el comentario anónimo del 11 de agosto en cuanto a lo del victimismo y la mala gestión de los políticos taustanos, así como en lo referente al desmedido abuso de poder de los ejeanos, pues no es honesto llevarse lo que no les corresponde, en detrimento de los demás, como vienen haciendo desde hace muchos años. Eso da rabia e invita al victimismo cuando por las buenas no se saca nada, pero, en cuanto a los políticos taustanos, a lo mejor es que hay que tener más gracia para pedir, o a lo mejor es que cuando se pide ni siquiera se está convencido, porque si te lo dan, luego hay que currárselo para llevarlo a cabo, y eso, cuando se está acomodado en la ineficacia y en el escaso rendimiento, debe cansar mucho. Es más fácil hacerse la víctima para quedar bien con el pueblo al que representas aparentando que quieres hacer algo y luego seguir sin hacer nada.